Agapornis, inseparables o pájaros del amor

Agapornis Papilleros

agapornis papilleros

Agapornis papilleros, le llaman así a las aves que son criadas en cautividad desde su nacimiento.

El tema es. que esto es un poco contraproducente, hay que tener cuidado y llevar mucha precaución y responsabilidad (valga la redundancia).

Cada día son más las personas que deciden criar por su propia mano a un ave de estas características.

Pero sin embargo, no hay que olvidar, que la salud del los agapornis papilleros es lo fundamental.

Entonces, vamos a dejarte unos cuantos consejos necesarios para llevar esta tarea tan importante de forma exitosa.

¿En qué momento hay que sacar los Agapornis Papilleros del nido?

agapornis papillero

Los polluelos de las aves agapornis, son conocidos comúnmente como agapornis papilleros entre la gente.

Cuando tienen alrededor de 20 a 25 días de vida (es necesario que tenga este tiempo y no menos), es el momento para poder llevar a cabo la tarea de alimentarlo a mano, con una jeringa y papilla.

Ese es el tiempo que se considera adecuado, puesto que de sus padres recibe las defensas necesarias en los primeros 20 días, para poder sobrevivir, a los efectos adversos del ambiente además de la comida que le daremos, se recomiendan 25 días para que tenga todo el pulmón formado y pueda estar en perfectas condiciones para recibir el cuidado en la cría a mano.

Es necesario que los tiempos sean exactos pues si ya pasa de los 30 días es muy poco probable que se adapte a la jeringa y pierda el miedo a ella.

Aunque es posible, pero la edad ideal para realizar este trabajo de crianza es de 25 días.

¿En qué sitio deben estar los Agapornis Papilleros mientras los cuidamos?

agapornis papilleros 2

Hemos visto a muchas personas que tienen sus agapornis papilleros en cajas de cartón.

En general, con un poco de papel higiénico o servilletas, no es algo recomendable.

Puesto que las heces se secan rápidamente haciendo un ambiente poco adecuado para el polluelo, dejando una higiene desastrosa y muy mal olor.

Lo más recomendable, es el uso de peceras o tuppers de plástico.

Temperatura para mantener cómodo al pequeño Agapornis

agapornis papilleros 3

Los agapornis papilleros siempre tienen que estar calentitos, de día y de noche.

Esto es así, porque que no tiene a sus padres y a sus hermanos junto a él para darle calor.

Por lo tanto, debemos tener una fuente externa de calor, como puede ser una manta eléctrica.

En el fondo de la caja se recomienda una manta eléctrica por fuera (sin que le llegue a quemar) y siempre ubicando “papel tela” entre la caja y la manta.

También podemos utilizar otros accesorios, como la piedra eléctrica o piedra térmica de terrario para reptiles.

La piedra debe estar siempre envuelta en papel, de modo que esté caliente, pero que nunca le llegue a quemar.

Otra opción un poco más económica es dejarlo cercano a una fuente de calor.

Pero lo importante es que no pierda calor y por supuesto, mucha atención en las noches que son las horas más frías y desde luego las más incómodas para el pequeño polluelo.

Entonces, debemos considerar las siguientes variables:

* Las aves tienen una temperatura basal superior a la de los mamíferos.

* Lo que para nosotros sería tener fiebre: 37º C, 38º C, 39º C, para ellos está dentro de su rango normal de temperatura.

Es por esto, que es muy importante que mantengas caliente a las aves, puesto que el frío les crea un malestar increíble y son demasiado sensibles.

Sin embargo, que tengan las patitas frías no significa nada ya que tienen un mecanismo de defensa instintivo, que les mantiene unos 4°C bajo el estándar de su temperatura corporal.

Preparar la Papilla

papilla agapornis

Se recomienda buscar un vaso de plástico, poco profundo, y de base ancha (usar siempre el mismo vaso para la preparación de la papilla).

La elaboración de la papilla será mínimo 3 o 4 veces al día que tendremos que prepararla y lavar bien el envase después de su uso, importante que sea plástico.

Se le debe dar una papilla específica para cría de psitácidas (aves).

Sólo como medida de urgencia podemos dar papilla de cereales o parecidos, se recomienda la papilla JARAD, entre otras, porque se disuelve muy bien.

No debes escatimar en gastos con algo tan básico.

No tiene sentido gastar dinero en comprar un ave, para después ser tacaños con el precio de su alimento.

¿Cómo preparamos la papilla para un agapornis?

Colocamos agua en un recipiente.

  Calentamos un poco, hasta que hierva.

Luego añadimos la papilla y vamos removiendo hasta dejarla sin grumos, a medida que la papilla se hace espesa y homogénea pierde temperatura.

IMPORTANTE

Debes vigilar la temperatura y verificar que no queme.

Una vez hecho esto, se debe suministrar alrededor de unos 40° grados centígrados.

Esto es así para que conserve la temperatura idónea para que se realice la digestión sin mayores problemas.

Se ha de lograr la consistencia de un “yogurt”, que no esté grumosa ni demasiado espesa, ni aguada en exceso.

¿Cuánto y cómo dar la papilla?

agapornis papilleros 4

Se suministra con una jeringuilla sin agua, las de 5 o 10 ml.

A continuación vamos a deslizar suavemente la jeringa por su pico y presionando a la vez para que pueda saborear y probar el alimento.

Una vez logrado esto el hambre hará su trabajo y el agapornis podrá comer.

En principio, tendrá un poco de miedo el agapornis, pero luego todo es cuestión de instinto animal.

Un ave agapornis de más de 20 días que aún no coma nada de sólidos por su cuenta deberá comer mínimo unas 7 o 10 veces al día  (las tomas se harán temprano, al medio día y por la noche).

DISTRIBUCIÓN DE LAS TOMAS DEL AGAPORNIS PAPILLERO

 

20 a 35 días:  4 tomas en horario de 08:00 – 13:00 y 18:30 – 24:00 (de 1 a 4 ml).

35 a 45 días:  3 tomas en horario de 08:00, 16:00 y 23:00 (de 6 a 8 ml).

45 a 55 días:  2 tomas 08:00 y 20:00 (de 8 a 10 ml). Es hora de acostumbrarlo a la jaula y rechazará la papilla poco a poco.

55 a 65 días:  1 toma a las 20:00 (de 9 a 11 ml). Se le dará la toma hasta que la rechace por completo.

Después de los 30 días es momento de moverlo a la jaula, donde debe tener a su alcance algún solido que comer como semillas o pan (algo que es necesario para que se pueda lograr la cría de forma adecuada).

Hay que tener en cuenta, que es el ave quien marca el ritmo de las tomas y no nosotros, lo que escribimos arriba no es absoluto puede que pida más o menos, lo importante es tener una idea adecuada de que es lo que se debe hacer con un agapornis papillero.

Esperamos que todo esto te funcione, la realidad es que no hay fórmulas mágicas, lo mejor es trabajar de acuerdo a como el animalito te vaya exigiendo.

Si todo esto sale como debería, seremos felices de decir que hemos criado un agapornis papillero.